La movilidad sostenible en el transporte terrestre de mercancías es un tema que está relacionado con el cambio climático, una realidad que impacta a nivel global y nos concierne a todos. En consecuencia, es responsabilidad de cada individuo y entidad contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para preservar nuestro entorno.

Un área crítica que requiere atención es el transporte de carga, un importante generador de GEI. Conscientes de este desafío, resulta imperativo tomar medidas para mitigar, reemplazar y compensar las emisiones generadas por esta actividad.

Para contextualizar, el transporte es el segundo sector con mayor contribución a las emisiones globales de GEI, representando el 14.2% del total (6.9 GtCO2eq en 2018), con un crecimiento anual del 1.9%. Dentro de esta categoría, los vehículos de pasajeros representan el 45% de las emisiones, seguidos por los vehículos de carga (29%) y la aviación internacional y doméstica (12%).

En respuesta a este desafío, surge el concepto de Movilidad sostenible“, que busca minimizar el impacto ambiental del transporte mientras mantiene sus funciones económicas y sociales (European Commission, 1992).
A menudo, asociamos la movilidad sostenible con la transición de combustibles fósiles a alternativas más amigables, aunque existen otras acciones que pueden implementarse para mejorar la eficiencia y la rentabilidad.

Estrategias de Movilidad Sostenible

  •  Implementar telemetría vehicular para controlar el consumo de combustible, identificar excesos de ralentí y malos hábitos de conducción.
  • Mantener los neumáticos en óptimas condiciones para reducir el consumo de combustible.
  • Reducir los viajes vacíos y maximizar la capacidad de carga de los vehículos.

La aplicación de estas estrategias puede variar según la empresa, pero su combinación contribuirá al cumplimiento del ambicioso objetivo establecido en el Acuerdo de París: una reducción del 51% en las emisiones de GEI para 2030 y la neutralidad de carbono para 2050.

Dado que el plazo para el año 2030 se acerca, es esencial que todas las organizaciones desarrollen estrategias internas para alcanzar estos objetivos. Si tu empresa aún no ha iniciado su plan de reducción de emisiones.

Pautas para comenzar

  • Realizar mediciones de emisiones y establecer un año base para establecer metas progresivas.
  • Designar un líder del proceso de reducción de emisiones dentro de la organización.
  • Brindar capacitación y transferencia de conocimientos a empleados, clientes y proveedores.
  • Incentivar buenas prácticas y el cumplimiento de objetivos.
  • Incorporar el compromiso con la acción climática en el direccionamiento estratégico (Misión, visión, etc).
  • Monitorear la implementación y el impacto de las iniciativas.
  • Participar en programas públicos y privados de descarbonización que fomenten la transferencia de conocimientos y ofrezcan apoyo financiero para proyectos intensivos en capital

 

Si llegaste al final de este blog titulado ‘La movilidad sostenible en el transporte terrestre de mercancías’, recuerda que la inacción de otros no debe desanimarte, al contrario, es una razón para intensificar los esfuerzos en pro de la movilidad sostenible y la reducción de emisiones. Juntos, podemos contribuir al cuidado del medio ambiente y al logro de objetivos climáticos cruciales.